De elecciones y campañas

Llevo días casi sin participar en tuiter harto, hartísimo, de la “campaña electoral” para las europeas de este domingo (25 de Mayo de 2014 si lees esto dentro de mucho tiempo). Informo por adelantado que hace mucho que utilizo la televisión para ver series, algo de deporte y programas un tanto frikis, nada de tertulias ni mucho menos esos espacios propagandísticos que aún hoy se llaman “informativos”, entre otros motivos porque lo que pueden contar ya está debatido y contrastado en las redes mucho tiempo ha, con lo que o veo cosas viejunas o directamente manipulaciones infames, así que dedico mi tiempo a cosas mejores.

Una de las cosas que me llama la atención es la cantidad de… no sé cómo denominarles, personas que sin saber manejarse en el medio abren una cuenta para hacer spam de su opción política justo en campaña y que lo único que consiguen es dar un tiro al pié al partido que intentan respaldar, dando una imagen aún más lamentable de la que ofrecen la mayoría de dirigentes (que ya es decir) y llegando al insulto fácil (argumentos niguno) en cuanto te niegas a secundar su… su… eso que dicen.

Otra cosa que resulta agotadora es la increíble falta de argumentos y contínuas descalificaciones de unos partidos a otros. Programa, poco exhiben (aunque para ser tan falso como el del PP en las últimas generales, mejor casi que no digan nada), pero descalificaciones, “tu más” y otras sandeces, a montones. Ésto con una particularidad: en mi TL se dedican a tirarse los trastos a la cabeza PP contra PSOE desdeñando a otras fuerzas, mientras que desde IU se dedican a tirar mierda contra Podemos. Discurso, poco tirando a nada. Desde Podemos sí hay discurso, aceptable o no, pero claro, acaban de nacer, veremos dentro de un año (si llegan allá).

Me da hasta naúsea ese desprecio hacia la ciudadanía por parte de PP y PSOE para ver quién representa a Botín & Co. en Europa, con un único argumento (cuando lo exhiben): la crisis brutal en la que nos han sumergido a los ciudadanos a los que (nada más lejos de la realidad) dicen representar. Para quien me argumente que fueron unos sí y otros no, y para no extenderme, diré algo que todos deberíais saber valorar: desde 1982 hasta 2014 en España solo han gobernado PP y PSOE, luego la situación actual es culpa única y exclusivamente de las políticas llevadas a cabo (o no llevadas a cabo) por ambos partidos. Es única y exclusivamente, por acción u omisión, culpa de ambos.

Llevamos demasiado tiempo mirando dedos (yo el primero, ojo) y ya no sabemos dónde mirar para ver la luna. Desde el “disfruten lo votado” cuando debería ser “sufran lo abstenido” hasta el “no nos representan” que en realidad es “gobiernan contra el pueblo y no para el pueblo” (porque representar ya nos podemos joder, que sí que nos representan). Por favor, dejad de mirar dedos. Y dejad de absteneos. Si no veis la luna, al menos mirad a las nubes del cielo y no a la mano que os manipula.

Imagen

Y votad, emitid votos válidos, si no os gusta ninguno (a mí tampoco), votad a quien menos os disguste. Que no tengamos que sufrir lo abstenido nunca más, si vamos a sufrir, al menos suframos lo votado.

Verdades como puños, por @LordoLordor

LordoLordor (Lordo)

Los superpoderes que te da el carnet de militante del PP no los tienen los protagonistas de Marvel y DC juntos

3:03 PM Jan 8th via Twitter for Android
http://twitter.com/LordoLordor/status/420918566024933376

Verdades como puños, por @Laeme

image

No eres tú, soy yo.

Queda claro con el título que ésto habla de una ruptura. Anoche, esta madrugada más bien, tuve un cruce de cables (llámalo “revelación” o “epifanía” si crees que queda más mono) y borré mis cuentas de tuiter, la personal y la ¿profesional?. Si me seguías ya sabes a qué cuentas me refiero y si no tampoco importa, porque ya no puedes seguirme. Cuatro años cumplí el 3 de Agosto con mi cuenta de tuiter, cuatro años en los que no me dediqué a acumular followers (apenas si pasé de 900 de los que muchos eran cuentas profesionales o bots) sino a… Cuatro años más tarde aún no sé a lo que me dediqué en tuiter. Durante una larga época en la que apenas si podía salilr de casa, me sirvió (mucho y bien) para evitar la depresión puesto que me traía las “charlas de bar” hasta casa y me hacía compañía, mucha compañía; a veces hasta creía ser una persona como las demás.

Luego la situación fue cambiando, la mía y la de tuiter, empezó a meterse mucha gente con distintos objetivos, a decir cómo había que usar tuiter “esto no es un chat”, “como haces fav sin rt”, “X es un tuitero de pro” ¿Tuitero de pro? ¿dónde coño se estudia para tuitero? ¿qué tribunal decide quién es mal o buen tuitero? ¿qué coño es ser tuitero aparte de tener una cuenta de tuiter y usarla? Nunca conté los RT salvo cuando por curiosidad solté una gilipollez y empezaron a salir RT de todos lados, por incredulidad más que por otra cosa: nunca me dijeron que pagaran por RT o por FAVs, así que nunca les hice caso.

Vinieron las crisis, las limpiezas de timeline, los días de no tuitear… y retomamos el uso poco a poco, hay gente fabulosa a la que te encanta leer (y contestar alguna chorrada de tanto en cuanto), con la que bromear, con la que insultarte, aparecen idiotas a los que bloquear, charlas por dm para dar y recibir apoyos y mil historias, porque al final Tuiter solo es un medio que utilizan las personas, y las personas somos siempre igual, aquí o en el bar, con dolores, alegrías, frustraciones, penas…

Y llega el momento, de repente y sin tener muy claro porqué, en que no te sientes agusto a pesar de pasarte el día conectado. Creo que es porque lo hice demasiado bien, me rodeé de la mejor gente , y ahí la cagué. Porque con vuestras respuestas, comentarios, tuits hacia/sobre mí me reflejáis demasiado bien y no me gusta. No me gusta una gran parte de lo que soy, y me lo mostráis a diario, sois un espejo que devolvéis no mi rostro sino mi alma, y puedo soportar los grises oscuros de mi alma si los escondo, pero no si los veo a diario.

Llamadme cobarde si queréis (¡y mejor por tuiter, que así me ahorro leerlo!) pero es lo que siento. Y tienes esa revelación y haces lo que siempre dices que hay que hacer y nunca haces: ejecutar la primera idea. Cuentas de tuiter cerradas, fin, se acabó. Mañana podrás hacer mil cosas en todas esas horas que dedicabas a leer y escribir en tuiter. Aunque no tengas nada que hacer.

Tengo 30 días para recuperar mis cuentas. 29 días para reflexionar si lo que hice está bien o mal. Así que no descorchéis el cava hasta dentro de un mes, que igual vuelvo a activar la cuenta. Pero eso sí, los que me apreciáis (que me consta que hay más de uno, aunque no sé el motivo) tenedlo claro: No sois vosotros, soy yo.

A %d blogueros les gusta esto: