Perlas

Desde luego nuestros políticos no sabrán hacer su trabajo, pero como cómicos no tienen precio. Acostumbro a tener puesta de fondo la radio, y esta mañana escuche como Diego López Garrido (Secretario de Estado para la Unión Europea) soltó estas perlas:

“Las olas son parte del patrimonio cultural de un país”

Pues vamos listos, ya estoy viendo a la SGAE pedir un canon por cada bañador que se venda. Hombre, me parece bien que sean parte del patrimonio natural del país, pero del patrimonio cultural me parece una pasada.

Pero no contento con ésto, a continuación suelta “Son una fuente de energía limpia y renovable” (las olas)… ¡Ya quisiéramos! Lo serán el día que haya centrales eficientes que conviertan la energía de las olas en electricidad, pero de momento son una posibilidad, no una fuente.

Vamos, que el solecito de hoy en Gijón no le sentó muy bien al señor Garrido. O la celebración del Día Marítimo Europeo tuvo abundancia de vino.

Y mientras escribo esto, veo en la televisión a la Presidenta de la Comunidad de Madrid en su asamblea riéndose y diciendo sobre el hipotético impuesto para ricos que planea Zapatero “yo no lo voy a pagar,  yo soy pobre de pedir”. Sabrá esta buena señora lo que es ser pobre.

Si es que calladitos están más guapos.

Aprovechando recursos

Si nuestros políticos (de cualquier nivel) tuvieran la capacidad de aprovechar las oportunidades que demuestra este vendedor de mercadillo, seríamos la primera potencia mundial. Y no hablamos de improvisación, que el señor traía todo lo necesario. Pero al encontrar el sitio que tiene asignado inutilizado por obras, saca a relucir el ingenio:

Siento la calidad de las fotos, pero están tomadas con el móvil. El maestro del aprovechamiento de recursos es el señor de oscuro con gorro de lana de la foto del medio. Ojalá se presente a alcalde las próximas elecciones.

Gracias a los políticos por entretenernos

Aunque nos salen bastante caros, la verdad es que nos brindan momentos de humor dignos de ser recordados por muchos años, con el agravante de que lo hacen totalmente en serio.

Esta parrafada viene a cuenta de la nueva ordenanza de tráfico aprobada hace poco por el Ayuntamiento de Avilés (Asturias) necesaria para poder instaurar la zona azul; y claro, no podían quedarse ahí no fuera a ser que dijeran los ciudadanos que trabajan poco, y a regular cosas, que ya que nos ponemos a escribir, más vale que sobre que no que falte.

En ese afán regulador, nos brindan las siguiente joyas:

-Las bicicletas tienen que circular «preferentemente» por lugares en los que existan «carriles o vías» específicas para este medio de transporte. En el concejo de Avilés existen exactamente 0 metros de carril-bici.

-Los peatones no pueden detenerse en las aceras formando grupos. Defina grupos, por favor. ¿Si me encuentro con un familiar en la calle no podemos pararnos a hablar? Somos un grupo de dos.

-Los policías deben impedir «en la vía pública cualquier tipo de juegos, salvo en aquellos lugares expresamente autorizados». La ordenanza, sin embargo, no recoge cuál es la multa que debe pagar el tipo que se atreva a divertirse en la calle, pese a que cometa una falta.

-Los agentes de la Policía deben controlar que las bicicletas tengan timbre. El Ayuntamiento sacó a concurso un servicio de bicicletas de alquiler que carecen de él (para poder circular en bici por una población sin carril bici; ya sé que me repito, pero es que tiene huevos la cosa).

-Está prohibido esperar a los autobuses fuera de las marquesinas bajo multa de 90 €. Al menos la mitad de las paradas de autobús carecen de marquesinas, y donde las hay son a menudo insuficientes para la mayor parte de los pacientes usuarios.

Y unos cuántos despropósitos más. Como gestores no valen mucho, pero como humoristas valen su peso en oro. Espero que los fichen de guionistas en alguna productora antes de las próximas elecciones y nos libren de su presencia en las instituciones. Por favor.

Fuente: este artículo de La Nueva España.

Vergüenza ajena

A través de Bitácoras.com llego a este vídeo colgado en VideoPisito, que daría la risa si se consigue superar la vergüenza ajena al verlo:

La pelea más ridícula jamás filmada

Para empezar la semana con una sonrisa.

La papelera más profunda del mundo.

Thefuntheory.com

En un día se recogieron 72 Kg de basura en esta papelera. Esto significa 41 Kg más de lo normal. Cuando la gente se divierte obviamente puede cambiar el comportamiento para mejor.

Llegó a mí gracias a Maya Krvtz.

Los Premios Stella (aviso: post extenso)

Viendo el ridículo del Nobel de la Paz de este año, vienen a mi memoria otros premios ridículos, pero esta vez por sí mismos y no por lo inapropiado de su concesión. En este post os voy a hablar de los Premios Stella.

Los Premios Stella se dan anualmente en Estados Unidos para poner en evidencia su ridículo sistema legal. Estos premios llevan el nombre de Stella Liebeck, la cual en 1992, a la edad de 79 años, sufrió un accidente en un McDonald’s al caérsele por encima el café produciéndole diversas quemaduras de consideración consiguió ser indemnizada con 2,9 millones de dólares. Desde entonces, en las tazas de café se advierte de que el contenido está muy caliente y de su peligro. Desde entonces también se otorga un premio de carácter anual a esos casos difíciles de entender, pero tan reales y duros como la vida misma. Aquí os dejo algunos casos:

Kathleen Robertson de Austin (Texas) fue indemnizada con 780.000 dólares; por un jurado tras romperse un tobillo después de tropezar y caerse por culpa de un niño que estaba corriendo en una tienda de cocinas. Los dueños de la tienda se sorprendieron al ser obligados a pagar dicha cantidad, mas aún al saber que el niño que tan mal se había comportado era el hijo de la señora Robertson.

Carl Truman, de Los Ángeles y de 19 años, ganó 74.000 dólares y los gastos médicos cuando su vecino pasó por encima de su mano con el coche, un Honda Accord. Carl Truman aparentemente no se dio cuenta de que había alguien al volante del coche cuando se puso a robarle los tapacubos ¿?.

Terrence Dickson, de Bristol, Pennsylvania, estaba abandonando una casa justo después de acabar de robarla, y decidió salir por el garaje. No fue capaz de salir por la puerta del garaje porque estaba rota, y al intentar volver a la casa se dio cuenta de que la puerta que conectaba ambas estancias era de un único sentido y no podía salir o volver a la casa. La familia estaba de vacaciones, y el señor Dickson se encontró encerrado en el garaje durante 8 días. Para sobrevivir, lo hizo a base de Pepsi y un enorme saco de comida para perros que encontró. Denunció al dueño de la casa por los daños morales sufridos por aquel incidente, y el jurado accedió a situar la indemnización del propietario al ladrón en medio millón de dólares.

Kara Walton de Claymont, Delawere, denunció con éxito al propietario de un pub nocturno de la ciudad cuando ella se cayó desde la ventana del baño al suelo y se rompió los dientes contra el suelo. Esto ocurrió mientras la señorita Walton intentaba colarse por la ventana del baño de mujeres para no pagar la cuenta de 3,50 dólares. El propietario tuvo que pagarle 12.000 dólares y gastos dentales.

Un restaurante de Philadelphia tuvo que pagar a Amber Carson de Lancaster, Pennsylvania, 113.500 dólares después de que resbalara con un refresco y se rompiera el coxis. Dicho líquido estaba en el suelo porque ella se lo había lanzado a su novio media hora antes durante una pelea.

Jerry Williams, de Little Rock, en Arkansas, tuvo que percibir 14.500 dólares más los gastos médicos después de ser mordido en el culo por el perro de su vecino. El perro estaba encerrado en una jaula dentro del jardín de su propietario. La indemnización fue menor al percibir el jurado una cierta provocación en el hecho de que el señor Williams estuviera disparándole al perro desde la parte superior de la jaula con una pistola de bolas.

Y el “más mejor”:

Mr. Merv Grazinski, de Oklahoma City, en Noviembre de 2000 se compró una caravana marca Winnebago de las grandes (de las que son a la vez coche y caravana). En su primer viaje, estando en una autovía seleccionó una velocidad de crucero a 70 millas por hora (113 km./h.) y se fue a la parte de atrás a prepararse un café. No sorprende el hecho de que el camión/caravana se saliera de la carretera y colisionara. Mr. Grazinski contrariado denunció a Winnebago por no advertirle en el manual de uso de que efectivamente él no podía hacer eso. Por ello, fue recompensado con 1.750.000 dólares además una caravana nueva. Actualmente, Winnebago advierte de tal circunstancia en sus manuales, en el caso de que algún otro imbécil compre uno de sus vehículos.

Y ahora ya sabéis de dónde salen esos mensajes de Perogrullo de algunos productos, son para evitar que les lleven a la ruina demandas por parte de ciudadanos con una inteligencia tal que hay que avisarles de que pongan los vasos con el agujero hacia arriba para evitar que se derrame el líquido.

IgNobel 2009

Por Microsiervos me entero de que ya se han fallado los premios IgNobel de 2009. Estos premios los otorga desde hace 19 años la revista Annals of Improbable Research a aquellas investigaciones que, pese a ser totalmente reales son como mínimo chocantes cuando no abiertamente ridículas. Al igual que ellos, utilizo la traducción de El Bidorto para hacéroslo llegar, que entre mis pocas virtudes tampoco está el conocimiento del inglés.

Estos han sido los agraciados de este año:

VETERINARIA: Catherine Douglas y Peter Rowlinson de la Newcastle University, Newcastle-Upon-Tyne, UK, por demostrar que las vacas a cuyos dueños han puesto nombres, dan más leche que las vacas sin nombre.
Asistieron a la ceremonia: Peter Rowlinson. Catherine Douglas no pudo viajar porque acaba de dar a luz, así que envió una foto de ella, su hija disfrazada de vaca, y una vaca.

PAZ: Stephan Bolliger, Steffen Ross, Lars Oesterhelweg, Michael Thali y Beat Kneubuehl de la University of Bern, Suiza, por determinar — experimentalmente — si es mejor ser golpeado en la cabeza por una botella de cerveza llena, o por una vacía.
Asistieron a la ceremonia: Stephan Bolliger

ECONOMÍA: Los directores, ejecutivos y auditores de cuatro bancos islandeses — Kaupthing Bank, Landsbanki, Glitnir Bank, y Central Bank of Iceland — por demostrar que cuatro bancos pequeñitos pueden transformarse rápidamente en enormes bancos, y viceversa — y por demostrar que esto puede hacerse también con toda la economía de un país.

QUÍMICA: Javier Morales, Miguel Apátiga, y Victor M. Castaño de la Universidad Nacional Autónoma de México, por crear diamantes a partir de líquido — específicamente, de tequila.
Asistieron a la ceremonia: Javier Morales y Miguel Apátiga

MEDICINA: Donald L. Unger, de Thousand Oaks, California, USA, por investigar una posible causa de artritis en los dedos, crujiéndose diligentemente los nudillos de su mano izquierda — pero nunca los de su mano derecha — cada día durante sesenta (60) años
Asistieron a la ceremonia: Donald Unger

FÍSICA: Katherine K. Whitcome de la University of Cincinnati, USA, Daniel E. Lieberman de la Harvard University, USA, y Liza J. Shapiro de la University of Texas, USA, por determinar analíticamente por qué las mujeres embarazadas no se caen hacia delante.
Asistieron a la ceremonia: Katherine Whitcome y Daniel Lieberman

LITERATURA: Al servicio policial de Irlanda (An Garda Siochana), por escribir y presentar más de 50 multas al conductor con más infracciones del país — Prawo Jazdy — que en polaco significa “Carnet de Conducir”.
Asistieron a la ceremonia: Karolina Lewestam, ciudadana Polaca que dispone de un carnet de conducir polaco, que habló en nombre de todos sus compatriotas conductores, y expresó sus mejores deseos a la policía irlandesa.

SALUD PÚBLICA: Elena N. Bodnar, Raphael C. Lee, y Sandra Marijan de Chicago, Illinois, USA, por inventar un sujetador que, en caso de emergencia, puede convertirse rápidamente en un par de máscaras de gas, una para la portadora del sujetador, y otra para alguien próximo a ella.
Asistieron a la ceremonia: Elena Bodnar.

MATEMÁTICAS: Gideon Gono, gobernador del Zimbabwe’s Reserve Bank, por darle a la gente un sencillo y cotidiano método para lidiar con un gran rango de números — de los más pequeños a los más grandes — al hacer que su banco emita billetes que van desde el céntimo ($0.01) hasta cien trillones de dólares ($100,000,000,000,000).

BIOLOGÍA: Fumiaki Taguchi, Song Guofu, y Zhang Guanglei de la Kitasato University Graduate School of Medical Sciences en Sagamihara, Japón, por demostrar que los residuos de cocina pueden reducirse en más de un 90% de su masa utilizando bacterias extraídas de las heces de pandas gigantes.
Asistieron a la ceremonia: Fumiaki Taguchi.

Si miráis el artículo original en El Bidorto podéis comprobar las referencias de las publicaciones que certifican la autenticidad de todos estas investigaciones, así como enlaces a las listas de premiados de los años 2004, 2006, 2007 y 2008.

A %d blogueros les gusta esto: