Quede claro

Quede  claro que los que mandan en este mundo no son los gobernantes de las potencias, ni la madre que los parió. Ni sus esposas. Los que mandan en este planeta son las petroleras.

Por si a alguien le quedaba alguna duda después de la guerra de Irak (por aquel entonces el barril rondaba “peligrosamente” los 40$, ahora anda por los 80), ahora se dedican a cargarse el Caribe. Así como suena, en estos momentos la mancha de petróleo tiene el tamaño de Asturias (para mis compatriotas), o de Puerto Rico (para los lectores internacionales). Y no tienen forma de cerrar la fuga, no tienen ningún plan y lo único que aciertan a decir es que “nos haremos cargo de los daños”. O sea, que nos van a subir aún más el combustible además de destrozarnos el planeta, los muy cabrones.

Y estos impresentables que tenemos por amos del Planeta Tierra (pronto conocido como Planeta Alquitrán) tienen planes de extracción en Alaska y la Antártida. Que no nos pase ná.

Calentamiento Global.

Como somos así, nos pueden repetir las cosas una y mil veces, que por un oído nos entra y por otro nos sale. Pero cuando nos lo muestran en imágenes, entonces nos damos cuenta de las cosas.

Para concienciar un poco, aquí os dejo un video creado en Time-Lapse del retroceso de un glaciar en el sur de Alaska. Este post lo vi en Microsiervos Ecología y me pareció que debía haceroslo llegar.

El trabajo fue creado por el fotógrafo James Balog, y condensa en poco más de un minuto el retroceso del glaciar Mendenhall de Alaska a lo largo de 350 días.
Este vídeo forma parte del proyecto Extreme Ice Survey, un ambicioso estudio gráfico sobre glaciares con 27 cámaras instaladas en 15 puntos del planeta. Su trabajo muestra como un hielo acumulado durante siglos se destruye en pocos años e incluso pocas semanas.

No es un mensaje para que volvamos a la edad de las cavernas, pero bajar un poco la calefacción, no coger el coche si no es necesario, apagar las luces que no alumbran a nadie, es decir, evitar el despilfarro, puede ayudar a mejorar este estropicio que estamos creando entre todos.

Recordad que este planeta no es nuestro, es un préstamo que nos han hecho nuestros hijos y nietos, y deberíamos devolvérselo en las mejores condiciones que podamos.


A %d blogueros les gusta esto: